martes, 11 de julio de 2017

La nube, una forma de mantener seguros nuestros datos.

Los ciberataques recientes dan evidencia de un aumento en la amplia gama de formas de ransomware o códigos maliciosos que utiliza distintos métodos de distribución (como correos, anuncios, mensajes, entre otros) que tienen como objetivo secuestrar dispositivos informáticos y datos de personas o empresas para buscar el pago de un cuantioso rescate a través de monedas virtuales.

Para mantenernos a salvo de un ataque es básico tener conciencia del problema, contar con seguridad y los respaldos consistentes, esto para estar preparados y contar con una defensa eficaz ante un probable ransomware. En este contexto, una opción para proteger y evitar estos ataques es el uso de la nube.

·         El uso de la nube como sistema de seguridad presentó un aumento de 24.8% durante 2016, según los datos recopilados por IDC.
El tema de la seguridad es uno de los aspectos más importantes al considerar la transición hacia la nube. Sin embargo, para la seguridad de los datos y la información lo primordial es seguir las políticas básicas, incluso en dispositivos personales: es el primer paso hacia una cultura de ciberseguridad responsable, así evitaremos la escala de grietas que posteriormente puedan generarnos más riesgos.

Los pasos posteriores van encaminados a tomar en cuenta los requerimientos de seguridad que necesitamos, ante ello, la nube híbrida es una excelente opción si definimos con claridad sus componentes de seguridad. En este momento es cuando contar con un experto en éste servicio es fundamental, pues debe ser nuestro mejor aliado al momento de migrar nuestros datos e información de manera segura a la nube y que así permanezca en todo momento sin ser un blanco de ataque.

¿Cómo estar más seguro en la nube?

·         Verificar siempre la ubicación donde el proveedor almacena sus datos y cuáles son sus medidas de seguridad vigentes.

·         Asegurar la sincronización en línea y de respaldo de todos los datos que actualmente residen en sus instalaciones. La pérdida o daño de dispositivos puede ser un grave problema, pero en última instancia estos se pueden reemplazar; la información no.

·         Invierta en un software de seguridad y respaldo que optimice el uso de una red de protección contra amenazas basada en la nube, lo que evita las amenazas de malware de correo electrónico e Internet antes de que lleguen a su computadora, su laptop, su dispositivo móvil o su red.

·         Para los dispositivos móviles, esta combinación de software con protección en la nube significa que la mayor parte de la carga de trabajo se puede abordar dentro de la red, lo que deja liberada la potencia de procesamiento del teléfono para otras tareas.

·         Cifre los datos siempre que sea posible para minimizar los riesgos asociados con la pérdida de datos.

·         En los sitios de redes sociales, cerciórese de proteger su cuenta con una contraseña segura y de tener diferentes contraseñas para cada cuenta.

Una opción sería contratar un proveedor de servicios administrados que actúe como el verdadero Departamento de TI de su empresa para administrar todo esto. De esta forma, este socio puede usar los servicios en la nube para encargarse de toda su seguridad.


El concepto de la nube está evolucionando y ya no sólo abarca la infraestructura, la plataforma y el software, sino también a la gente que se tiene contratada para instalar, configurar, dar mantenimiento, soporte y brindar seguridad al software y hardware de la organización, ahora se tiene la posibilidad de obtener dichos servicios con las mismas características de la nube, un ejemplo es “PEAAS”, “People As A Services®” de Grupo ORSA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario